Identidad visual: mucho más que un simple logo

La identidad visual es un elemento indispensable para cualquier compañía. Es el primer contacto que un potencial cliente tiene con una marca o empresa. Gracias al branding, las compañías se posicionan de una manera determinada en la mente de los consumidores y consiguen diferenciarse de otras.

Es por esto que la identidad visual corporativa es mucho más que un simple logotipo, un símbolo o una tipografía. Poseer una imagen positiva es uno de los intangibles más importantes de una empresa. Una compañía con una fuerte identidad tiene una base sólida sobre la cual se podrá construir su comunicación, multiplicando así su poder y fortaleciendo así la imagen de  marca indispensable para asegurar su existencia.

Pero en esta tarea hay que tener en cuenta una serie de factores. Para que una identidad funcione de manera eficiente debe ser:

1. Ser coherente

La identidad visual de una marca debe representar los valores, misión o target de la compañía. Preguntas como “¿cuál es la posición de la marca con respecto al cliente? o “¿hasta dónde aspira llegar la marca?” ayudan a crear una imagen adaptada a la realidad de cada empresa.

Sin-título-1

2. Ser única

La identidad corporativa ayuda a que las marcas se diferencien de su competencia. Cuanto más única sea la imagen de una marca, más fácil será de recordar y, por tanto, de asociarla a la empresa.

nike

3. Cuidar el color

Cada color posee un significado y puede aportar diferentes connotaciones a un mismo mensaje. Este elemento semiótico no verbal es clave para atraer la atención de los consumidores y puede interpretarse de diversas maneras según la pertenencia cultural, la edad, el género o el hábitat.

Durante el proceso de elaboración de la identidad visual, algunos diseñadores crean inicialmente el diseño en blanco y negro. Esto es debido a que es más fácil entender  las formas básicas que componen el diseño y más sencillo de ver si funciona en aplicaciones diferentes.

greenpeace

4. Ser simple

Cuanto más sencilla es una identidad corporativa, más sencilla es de recordar, de adaptar y de asociar. A causa de esto, es recomendable eliminar todos los elementos que no sean esenciales para la creación del diseño.

apple

5. Ser adaptable

Esta característica va asociada a la capacidad de adecuar la identidad visual a cualquier tipo de tamaño y aplicación. Según esto, cuanto más simple es, más fácil es de aplicar a distintos soportes: tarjetas, merchandising, etc.

twitter

6. Ser atemporal

Las mejores identidades visuales son las que más perduran en el tiempo sin ser modificadas. Por eso, en proceso de conceptualización y diseño debemos evitar las modas y ceñirnos a las características esenciales de la empresa. Debemos preguntarnos y plasmar “qué es” o “qué representa”. ¿No sabes si tu marca está anticuada? Lee nuestro post sobre rediseño de identidad visual.

Sin-título-2

 

Que la identidad de una compañía reúna todas estas características le permite comunicar eficazmente su mensaje a su público potencial. Además, ayuda a su posicionamiento profesional y a su facilidad para ser identificada entre la competencia.

¿Quieres un resumen? Échale un ojo a nuestra infografía:

infografía: 6 claves para crear una identidad corporativa de éxito

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies