¿Quién no ha sentido ese bloqueo mental a la hora de crear nuevos contenidos? Especialmente si te dedicas a un sector en el que la creatividad lo es todo. Ya sabrás lo que es estar sentado por horas pensando y… nada de inspiración.

¿Dónde estás, inspiración?

Te dejamos estos consejos para que esa inspiración despierte y fluya.

  1. Apunta todas las ideas.

Anótalas, ya sea en tu móvil o en alguna libreta. Lo importante es que recuerdes en dónde lo escribiste, así tendrás una gran lista para los momentos en las que estas lleguen a faltar. Ten en cuenta que todas las ideas son buenas, aunque no válidas para todos los trabajos. No desprecies ninguna: si la escribiste fue por algo y tal vez en ese momento te parezca inservible, pero no sabes si el día de mañana te llegará a servir.

  1. Descubre tu momento más creativo.

Así es, empieza a observarte, a analizarte, para que descubras cuándo es que tu fluidez de ideas es mayor. ¿Sabías que el 72% de las personas tienen sus mejores ideas en la ducha? Recuerda que nuestro cerebro trabaja diferente a cada hora, así que tu tarea es identificar cuáles son tus momentos más creativos. La inspiración llega después de muchas horas de trabajo, pero no sabes dónde te va a coger.

  1. Investiga sobre personas que te inspiren.

Seguramente alguna vez leíste una frase que te cambió la forma de ver las cosas. Esas pequeñas frases que se vuelven un mantra en nuestra vida, como esta de Walt Disney: «Piensa, sueña, cree y atrévete». Inspirador, ¿cierto? Busca todas las biografías, frases, videos, imágenes, canciones… que te hagan tener ese entusiasmo. Y trabaja, trabaja y trabaja. Cuanto más conozcas sobre el tema sobre el que tienes que crear, más fácil te va a llegar esa inspiración.

  1. Vive nuevas experiencias.

Sal de tu zona de confort. Una buena forma es viajar: conocer  a otras personas y otras culturas es una forma de aprender, descubrir y abrir más tu mente. Obviamente no siempre se puede estar viajando, así que un paseo por tu ciudad de vez en cuando también te servirá. Lo importante es que salgas, observes los detalles que te rodean, escuches cosas diferentes, etc. Muchas veces no ves la solución cuando llevas días embotado en un mismo tema. Haz algo diferente, que te permita evadirte, y las musas vendrán.

  1. Relájate y descansa.

Cuando trabajes, trabaja; cuando descanses, descansa. Esta es la máxima. Al referirnos al descanso, no solo hablamos de dormir, sino desconectar del trabajo, relajar tu mente y que se olvide del estrés por un momento. Pasa tiempo con tu familia o amigos, vete a un spa o ver una película. Una muy buena forma de relajarse es haciendo ejercicio, ya que favorece la liberación de químicos de la felicidad como las endorfinas o la serotonina.

Si desconectas bien, sin pensar en el trabajo, tu mente está liberada de la presión y el estrés y empieza a crear mejores ideas.

 

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies