Anualmente, desde 2003, millones de hombres en todo el mundo dejan crecer su bigote por una buena causa. Lo hacen para recaudar fondos y ayudar a sensibilizar a la ciudadanía sobre los problemas de salud masculina. “Cada bigote cuenta” en esta lucha que cada día cuenta con más adeptos. 

Lo que comenzara como un movimiento tímido en 2003 en Melbourne, Australia, ha experimentado un crecimiento exponencial. Más de tres millones de personas de 21 países de todo el mundo se han sumado a una causa que vela por la salud masculina y que busca recaudar fondos y concienciar sobre enfermedades, habitualmente ignoradas socialmente, que afectan a los hombres. Nos referimos al cáncer de próstata y de testículos y a los problemas de salud mental.

Los interesados en formar parte de este movimiento, tan sólo tienen que registrarse en la web de Movember e iniciar su reto. Durante todo el mes de noviembre, los Mo Bros (chicos adeptos a la causa) deberán dejar crecer su bigote. Gracias a ello, se conseguirán iniciar temas de conversación de una manera natural que ayudarán a hablar de los principios de esta iniciativa y a sensibilizar, indirectamente, sobre los problemas de salud que afectan a los hombres. Asimismo, podrán incrementar su participación recaudando fondos, que se destinarán a financiar proyectos de salud masculina.

Pero esta iniciativa no es exclusiva para los hombres. Las mujeres, llamadas Mo Sistas, también pueden sumarse a la causa mediante la recaudación de fondos y generación de conciencias. En su caso, ellas recurren a la simbología del bigote de otras maneras. En estos años, hemos visto cómo lo han tenido presente en mil y un complementos: camisetas, colgantes… Incluso las hay que han adornado sus uñas con un bigote pintado. La imaginación no tiene límites, como tampoco el apoyo y ayuda a una causa solidaria.

En 2012, Movember consiguió recaudar en todo el mundo más de 113 millones de dólares. Estos se destinaron a financiar 570 proyectos de investigación sobre el cáncer de próstata y testículos, así como relacionados con la salud mental de los pacientes. Con esto queda claro que “cada bigote cuenta”.

Hoy no queríamos dejar pasar por alto el proyecto Movember. Sin duda, una gran paso para conseguir que la sociedad no pase por alto estos problemas de salud masculina.

También te puede interesar:
The Tutu Project, una conmovedora iniciativa contra el cáncer de mama.

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies