En uno de nuestros artículos os hablamos del Storytelling, el recurso utilizado por las marcas para introducir a los consumidores en su universo, contándoles su historia. En los últimos años esa técnica de marketing ha evolucionado. Las empresas han pasado del contar historias a los consumidores, al crear historias con ellos. Han pasado del Storytelling al Storydoing.

Storydoing

Las historias permiten conectar emocionalmente con los consumidores trasmitiendo su misión, sus valores, sus objetivos y sus acciones. Por esa razón el Storytelling ha sido un recurso muy aprovechado. Sin embargo, la técnica en los últimos años estaba siendo muy utilizada entre las marcas y ya no era una novedad. ¿Y cómo podían las marcas hacer sus historias más atractivas para destacar entre los demás competidores y atraer a los usuarios? Dejando de contar historias a los consumidores y empezar crearlas con ellos. Con el Storydoing no se cuentan historias a la audiencia, es la misma audiencia que crea y vive las historias.

Cómo hacer Storydoing

  • Hacer un análisis para conocer al público. Conocer los gustos e intereses de nuestros usuarios nos permitirá crear experiencias que, con más probabilidad, capturarán su atención.
  • Crear historias donde los clientes sean los protagonistas. La marca tiene que pasar en segundo plano. Son los usuarios los que crean las historias y las viven en primer lugar.
  • Servirse de los medios de comunicación para aumentar la visibilidad de la acción. Las experiencias, si son compartidas y comentadas en las redes sociales, aumentarán el nivel de alcance. Además, la interacción en tiempo real en las redes permite crear engagement.
  • Transmitir los valores y los objetivos de la marca con transparencia y autenticidad. El objetivo del Storydoing es crear un vínculo con los clientes, y eso se obtiene siendo sinceros y creíbles. Por esta razón las metahistorias tienen que conformarse con la identidad y la cultura de la marca de manera fiel.
  • Las emociones al centro. El vínculo entre la marca y los consumidores no se crea con la venta de objetos materiales, sino con las emociones. El objetivo de la acción de Storydoing es suscitar lágrimas, risas y demás sensaciones.

Ventajas del Storydoing

  • Ahorro en los costes de producción. Los costes de producción y distribución son inferiores a los del Storytelling ya que son los usuarios los que crean las historias y les dan difusión en las redes sociales.
  • Las marcas consiguen mayor credibilidad. Los usuarios-consumidores creen más a los que les cuentan otros clientes, como ellos, respeto a lo que cuentas las marcas sobre si.
  • Posicionamiento positivo de la marca en la mente de los consumidores. Al crear experiencias positivas los usuarios consumidores tendrán una percepción positiva de la misma, que se convertirá en un probable aumento de las ventas.
  • Conseguir repercusión. Los que han vivido la experiencia compartirán en las redes sociales fotos, vídeos, comentarios, lo que hará viral tu acción. La noticia llegará a todos los amigos de los que han tomado parte a la experiencia y ellos mismos querrán ser los próximos protagonistas.
  • Se crean comunidades fieles a la marca. Los usuarios que viven la experiencia creerán una comunidad qué defenderá a capa y espada a la marca y serán fieles a la misma.

Ejemplos de Storydoing

Redbull

Redbull es una de las grandes marcas que hace campañas de Storydoing. Entre ellas, la más famosa es su competición anual Redbull Flugtag, que cada año atrae a miles de aficionados y nuevos seguidores. Redbull crea un evento para la pura diversión de los participantes. A partir de la creación de los vehículos, los participantes dan libre desahogo a la creatividad y al ingenio, hasta el día de la carretera, auge de la diversión. Meses de emociones positivas que crean una imagen positiva alrededor del nombre del brand y una comunidad fiel.

BIC

La marca de bolígrafos BIC, para crear una experiencia para sus clientes, aprovechó de la apertura de nuevas tiendas en Amsterdam y Antwerp. El día de inauguración, en las tiendas, se repartieron bolígrafos y hojas a los clientes. A ellos se les pidió que dieran libre desahogo a su fantasía y creatividad dibujando billetes personalizados, con los que habrían podido luego realizar sus compras. Con la iniciativa no se vendieron a los clientes los productos, sino la oportunidad de interacturar con los productos. Se buscó la diversión en sí.

Starbucks

Starbucks es mucho más que una cafetería. En 2014 el brand, para describir su universo, decidió lanzar el vídeo “Meet me at Starbucks” grabando lo que ocurría en 28 tiendas de países diferentes. Starbucks no contó a sus clientes, y a quien no lo conociera, su historia, sus valores y sus acciones, se las enseñó. ¿Qué obtuvo con esa iniciativa? Credibilidad. La marca se representó de la manera más transparente posible.

Coca-cola

Coca-cola es otra marca que prefiere hacer en lugar de decir. La marca siempre ha subrayado la importancia que atribuye a la amistad. En el día dedicado a los amigos la marca decidió no contar una vez más el valor que tiene la amistad, quiso que los clientes vivieran aquel valor. ¿Cómo? La compañía estableció maquinas dispensadoras gigantes en algunos almacenes. Los consumidores, para poder insertar la moneda, necesitaban la ayuda de otra persona. Así, en los grandes almacenes vimos cómo surgieron, en unos instantes, relaciones de colaboración entre amigos y desconocidos para el beneficio de ambos. ¿No es este el valor de la amistad?

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies