¿Qué es co-branding?

El Co-branding es una situación en la que se unen las fuerzas de dos (o más) marcas para vender en conjunto un producto o servicio. Esta acción estratégica ayuda a potenciar el valor y la imagen de ambas marcas. Además contribuye a la fidelización de clientes, ya que la unión de dos marcas relevantes crea cierta confianza en el consumidor.

Tiene como objetivo el concepto “win to win”, es decir, las dos partes se ven beneficiadas de la misma forma, aunque se puede dar el caso de que una de ellas se posicione como principal y la otra quede como secundaria.

Para llevar a cabo un Co-branding exitoso es fundamental tener en cuenta que esta acción forma parte de una estrategia. También cabe destacar la importancia de que ambas marcas se complementen y no formen parte de un mismo sector. Aliarse con otra marca de manera rápida y sin un previo estudio, puede desembocar en que el cliente no entienda bien el nuevo producto o que alguna de las marcas termine comiéndose a la otra.

Existen diferentes tipos

1. Co-branding de competencias complementarias. Dos marcas diferentes se alían para dar al usuario un servicio optimizado de un producto reforzado por esta unión.

Co-branding complementario

2. Co-branding de conocimiento. Empresas que comparten información de sus clientes a otras compañías, siempre y cuando estas vendan productos diferentes. El fin de este co-branding sería ahorro de tiempo y dinero, además de una información segura y fiable.

Co-branding conocimiento

3. Co-branding de ingredientes. En esta ocasión, dos marcas se unen para crear un nuevo producto, causando así una cierta revolución. La mayoría de las veces hablamos de productos alimenticios.

 

co-branding ingredientes

4. Co-branding de promoción de valores. Se desarrolla con el único objetivo intercambiar halagos entre las marcas. el fin es conseguir fidelización de clientes a través de la confianza proporcionada.

Co-branding valores

 

Beneficios generados gracias al Co-branding

  1. Mejora las relaciones entre marcas.
  2. Aumenta cuota de mercado, ya que una marca accede al territorio de la otra y viceversa.
  3. Se producen sinergias beneficiosas. Aunque no en todos los casos, pero por lo general, ambas partes salen ganando.
  4. Mejora la imagen de marca (es el caso de Samsung con Iberia, por ejemplo)
  5. Se extienden los valores de marca y además consiguen transmitir al consumidor que otra empresa comparte sus valores.
  6. Penetración en nuevos mercados a los que una marca accede gracias a otra.
  7. Impacta a nuevos consumidores a los que no había accedido anteriormente, tanto por desconocimiento de la marca como por desconfianza de la misma.
  8. Satisface necesidades eficazmente: cuatro manos trabajan más que dos.
  9. Reduce costes, principalmente porque la inversión en un proyecto es compartido, por lo cual no es una sola empresa la que tiene que hacer el desembolso inicial.
  10. Satisfacción entre marcas por los beneficios obtenidos.

 

Las veces que el Co-branding no funciona tan bien como se espera

El caso Philadelphia-Milka fue un error por varios motivos. El principal es que ambas marcas tenían una identidad muy fuerte. Mientras que Philadelphia apostaba en sus campañas por una vida saludable, Milka no se caracterizaba precisamente por esto. Esta última dirigía su comunicación a un momento divertido y relajado del día, sin más.

Otro motivo fue que el Co-branding tenía intención de posicionarse como rey de las meriendas, desbancando a Nocilla y Nutella. Pero se dejaban un número de clientes muy alto en el camino: los usuarios relacionaban Philadelphia con queso, y ahí el producto fracasaba.

Co-branding philadelphia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies