Disparadores mentales como estrategia del marketing

Cuando hablamos de triggers del marketing  nos referimos a esos pequeños incentivos que hacen que el cerebro del consumidor reaccione ante el mensaje que se le está brindando, logrando así influir en su comportamiento de compra. Los disparadores mentales son utilizados por disciplinas como el marketing y el neuromarketing con la finalidad de que las decisiones del consumidor fluyan con más facilidad.

¿Te imaginas qué pasaría si nos detuviéramos a pensar en cada decisión que tomamos en el día? Sería una locura, ¿no es cierto? De hecho, la mayor parte de nuestras acciones ya las hemos automatizado para facilitar nuestro ritmo de vida. Por ejemplo, cuando nos duchamos y realizamos nuestra rutina de higiene no pensamos que va primero. O cuando vamos al supermercado y cogemos el producto habitual sin cuestionarnos si realmente es el mejor.  Todo esto se debe a que nuestro cerebro ya ha tomado la decisión 10 segundos antes de que realicemos la acción.

Muchas marcas emplean estos triggers del marketing en la promoción de sus productos para facilitar las decisiones del consumidor, logrando excelentes resultados en sus ventas y en su posicionamiento.

 

Los 10 triggers del marketing más utilizados

  1. Autoridad. Buscar una figura de autoridad siempre ha sido la pauta para confiar en lo adquirimos o hacemos. Un ejemplo es cuando estás enfermo, en ese caso tu figura autoritaria es el médico, ya que tiene conocimientos en ese ámbito. Algo similar ocurre con las marcas cuando actúan como prescriptoras. Presentarse ante los consumidores como una autoridad mejora la confianza de los mismo.
  2. Escasez. Trata de crear una limitación a cierta cosa para aumentar su valor. Esto provoca que los consumidores tomen una decisión precipitada por miedo a no adquirirlo después. Un ejemplo es cuando lanzan alguna promoción en Internet haciendo hincapié en que es «hasta agotar existencias», o “solo las primeras 100 unidades”.
  3. Reciprocidad. Como su nombre indica, se trata de brindar valor al cliente por medio de un análisis de sus necesidades. Aquí se emplea un «ganar-ganar» entre ambas partes.
  4. Novedad. Es aquello que genera curiosidad, algo nuevo e interesante. Este punto es muy importante para las marcas porque, si logran crear algo impactante, su labor de venta está casi resuelta.
  5. Prueba social. Todo se resume en la palabra exclusividad, ya que este factor brinda «status» a las personas que consumen cierta marca o se encuentran en determinado lugar. Un claro ejemplo es Apple, que aunque sus productos son caros, muchas personas quieren adquirirlos.
  6. Urgencia. Este punto va de la mano con la escasez, pero referida al tiempo de disponibilidad de la oferta. Así, se usan mucho frases como «válido del 1 al 20 de diciembre», «oferta solo este mes», por ejemplo.
  7. Seguridad. Se basa en ofrecer el producto convencido de los beneficios que este brinda y dando por hecho que la persona SÍ lo va adquirir. Es importante que el mensaje sea claro y creíble.
  8. Linking. Es empatizar con el cliente, ponerse en su lugar y crear una conexión emocional.
  9. Anticipación. Consiste en generar ansiedad por conocer algo, crear expectativas de grandeza, para que en el momento del lanzamiento la gente esté atenta.
  10. Razón. Las personas necesitamos tener una razón para validar nuestras compras, por tal motivo las marcas plantean un problema y dan una solución de cómo ese producto nos puede ayudar.

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies