Ya hace unos años que los códigos QR llegaron a nuestras vidas. Desde entonces parece que todas las industrias se han beneficiado de su uso. Pero, ¿lo están haciendo bien?, ¿dónde son más usados?

El QR es un código de respuesta rápida. A todos nos ha pasado el estar escribiendo en el móvil y pulsar dos letras a la vez o la letra que está al lado de la que queríamos pulsar. Pues los códigos QR son la solución. Ya no tenemos que escribir esa larga URL en ese teclado tan pequeño. El tiempo es la clave en publicidad, ya que si tarda mucho, el usuario se olvidará de esa campaña. Eso no les conviene a las empresas y por eso es uno de los objetivos clave en las comunicaciones de marketing.

Si nos fijamos, ahora mismo no son muchas las marcas que utilizan este método en sus campañas. Esto se debe a que el boom de los QR fue hace unos años, y cada vez está más en desuso. Pero si aún piensas que tu campaña no está completa sin un QR, te queremos ayudar y darte unos consejos para que los utilices correctamente.

  1. Es básico que conozcas cuáles son los objetivos de tu campaña. Si tu campaña no necesita de la interacción del usuario en el mundo digital, no es necesario implantar el QR en ella.
  2. La página de destino del QR debe estar actualizada para móvil. Porque no nos engañemos, hoy en día si no tienes tu página en un formato que permita a los usuarios entrar desde cualquier dispositivo, estas cometiendo un error.
  3. Por supuesto, el diseño del código QR.
    • El tamaño, si no se ve y no se lee, no sirve para nada.
    • El color. En nuestra opinión, debe ser en blanco y negro. Porque sí, puede llegara a ser más atractivo, pero basándonos en el requisito anterior, hay que facilitar la lectura.
  4. Si ya tienes todo lo anterior, es hora de situarlo en tu publicidad. Pero… ¿cómo y dónde?
    • Debe tener suficiente espacio en “blanco” a su alrededor.
    • Si la publicidad es en exteriores, debes pensar: ¿No sería mucho más cómodo para el usuario tenerlo a la altura adecuada para que pueda acceder a él con el móvil? No lo pongas en los pies, que es muy incómodo agacharse. Tanto que nadie lo hace.
    • Si la publicidad es en TV, ten en cuenta que el usuario no es Flash, debe darle tiempo a coger el móvil y leerlo. Unos 15 segundos sería lo adecuado.
  5. Informar al usuario. Vale, pongámonos en la piel del usuario. Vemos una publicidad muy chula en la parada del bus, y además vemos que hay un código QR en ella. ¿Qué nos aporta? Si no nos informan de para que sirve, es posible que ni nos interese leerlo. Lo mejor es informar al posible consumidor que tras ese código hay algo que le interesa.
  6. E igual de importante es comprobar que funcione. Verifica que el QR se lee con distintos dispositivos. Piensa que una vez impreso…¡nada se podrá cambiar!
  7. Vale, ya tenemos nuestro QR en la calle. Ahora solo queda comprobar que funciona. ¿Cómo? Pues midiendo los resultados.

¿Para qué sirven los códigos QR?

Evidentemente tienen una infinidad de usos, pero si hablamos de publicidad, se podrían resumir en:

  1. Continuar una historia interesante o revelar un misterio partiendo de un anuncio “teaser”.
  2. Capturar el número de teléfono de los usuarios y, después de pedirles permiso, enviarles información periódica de cosas en las que estén verdaderamente interesados.
  3. Medir el impacto de tu promoción.
  4. Redirigir a páginas web diseñadas para el móvil.
  5. Permitir a los usuarios que entren en un concurso simplemente por escanear el QR y que vean inmediatamente si han ganado.
  6. Promociones con códigos on-pack (los cuales pueden ser fácilmente codificados en el QR) asociando los puntos o premios al número de teléfono del usuario.

Ejemplos creativos

¿Por qué no poner el código QR en un coche? Si, tienes que ser muy rápido para leerlo, pero aporta otros beneficios que ayudaron a la campaña a ser de las más comentadas en Internet. Taxi Oviedo y eBay venden un QR.

anuncio-ebay-taxi-oviedo-qr

Los pen drive son cosa del pasado. Bueno, no tanto…pero sí en el caso de la presentación del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado del año 2012. Más fácil y rápido. Incluso, aunque no os lo creáis, cuando se trata de política.

En el siguiente ejemplo, el código QR lleva a la página oficial de Seat para que conozcas un poco más el producto. Pero si os fijáis bien, no es un QR normal. El diseñador de estos códigos QR ha querido ser creativo, y no ha usado líneas y cuadrados negros. El código es un mapa de la cuidad, con sus calles, coches y edificios. Increíble, ¿verdad?

Y por último, os queremos mostrar una de las campañas que más nos ha gustado en cuanto a su creatividad. ¡No tiene desperdicio! El autor… Durex. La empresa quería concienciar a sus posibles consumidores el trabajo y la responsabilidad que conlleva tener un bebé.

Y vaya si lo consiguieron. A través de una aplicación y muuuucha imaginación crearon esta maravilla. ¿Qué os parece? Es una gran acción que se puede llevar a cabo para conseguir ese feedback tan buscado por los anunciantes.

Pues ya sabéis, si por casualidad encontráis publicidad por la calle y tiene un código QR hazle una foto. Puede que desaparezca o que como todas las modas, renazca de sus cenizas en unos años.

 

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies