La música en publicidad

¿Qué sería de la publicidad sin música? La música en publicidad es una llamada de atención con la que se pretende trasmitir emociones y llegar al consumidor, pero al mismo tiempo reforzar el mensaje del anunciante. Gracias a la música en publicidad somos capaces de recordar mejor un anuncio. En general, podemos decir que en la alianza música-publicidad la música sirve para identificar el producto y potenciar su recordabilidad.

La música en publicidad tiene la capacidad de imitar las emociones humanas, y por lo tanto, la capacidad para contagiarlas (guau, eso sí que es un superpoder). La eficacia de un anuncio depende de su potencial para ser recordado por el consumidor. Además, gracias a la música podemos discriminar grupos de población (segmentar) en función del estilo, la canción que utilicemos… La música se seleccionará pensando siempre en la conexión con nuestro público objetivo.

Hoy en nuestro blog, os vamos a hablar de música. ¿Preparados para cantar?

Tipos de música en publicidad

A la hora de hacer una clasificación de los tipos de música que podemos encontrar en un anuncio, es importante tener en cuenta si esta ha sido compuesta específicamente para la campaña o no. Así, podemos diferenciar entre música original y música pre-existente.

1. Música original

Está concebida con fines estrictamente publicitarios. Su creación, realización y producción se lleva a cabo en las productoras de sonido. Estos se ponen al servicio de la realización de una campaña publicitaria en un momento dado. Se pueden distinguir el jingle, música genérica y banda sonora.

– El jingle

Es el mensaje publicitario cantado, o la canción transformada en mensaje. Es una composición musical cuya letra está constituida por el mensaje publicitario a comunicar. El texto tiene que cumplir unos objetivos comunicativos, tiene que contar algo referente al producto además de adaptarse tanto al lenguaje, como a las preferencias musicales del público objetivo al que va dirigido el mensaje. Por eso, el trabajo conjunto entre el copy creativo y el músico es fundamental. Os ponemos algunos ejemplos:

¿Quién no recuerda el clásico anuncio navideño de Las muñecas de Famosa? Generaciones de españoles son hoy en día capaces de recordar este jingle que forma ya parte de la historia de la publicidad española.

 

Fanta ha sabido conectar con un público joven a través de la música. Es el caso, por ejemplo de este anuncio, en el que mandaban a tomar Fanta a todos los que pretendían aguar la fiesta a quien pretendía divertirse.

– Música genérica

Para identificar una marca y que el público la localice y la diferencie de su competencia es necesario crearle una identidad. Un pequeño clip de música puede ser ayuda en este caso. Se compone, se produce y se realiza a partir de unos objetivos. Busca transmitir unos atributos y cualidades definidos por el anunciante para que el receptor los perciba tal y como él pretende. Quién no recuerda el famoso para-pa-pa-pa de McDonald’s. En este caso, la música no está tan ligada a la campaña en cocreto (que támbién), como a la marca. Es como si fuera un jingle sin letra.

 

– Banda sonora

Como su propio nombre indica, es un tipo de música que se compone para servir de complemento a las imágenes, si bien no transmite mensaje publicitario. Todo en este tipo de música está pensado para poner en valor el resto de elementos del anuncio. En muchas ocasiones no tiene letra y, si la tiene, es instranscendete. Se podría decir que es una herencia, lógica por otro lado, del cine.

 

2. Música pre-existente

En muchas ocasiones, la publicidad, como el cine, recurre a música que ya existe en el mercado, adaptándola o no para sus comerciales. En estos casos podemos hablar de los siguientes tipos de música:

– Adaptación musical

Se puede decir que es un jingle pero de un tema ya existente. Se mantiene la melodía, pero se cambia la letra y el arreglo. La ventaja de esta fórmula es que se aprovecha el éxito y la aceptación popular que tuvo una melodía asociándola ahora a una campaña publicitaria. En la mayoría de los casos, se emplean temas que ya conectan con el público objetivo.

Qué niño de los 80 no recuerda la canción que fue banda sonora de la película “La historia interminable”. “The neverending story” del cantante británico Limahl sirvió de base para esta adaptación publicitaria de la marca Renault Megane en el año 2007.

 

Un poco más tarde, en 2012, Visionlab apostaba por el éxito del dueto infantil Enrique y Ana “superdisco chino” para comunicar su promoción de lentes gratuitas.

 

– Música grabada propiedad de editores fonográficos

Si lo que se desea es utilizar el disco directamente, es necesario contar primero con la aprobación del compositor y, una vez obtenida, se pide lo mismo al productor fonográfico. Después será necesario pagar los dos derechos: uno, el de autor/compositor y el otro es el fonográfico, cuya cobradora es la compañía propietaria del disco. Muchos artistas emergentes se han consagrado gracias a esta fórmula.

El Corte Inglés se ha coronado como el rey de la publicidad en España. Y, como no podía ser menos, la música de sus anuncios se hace de oro. Es el caso del tema “Come” de la cantante francesa Jain.

 

En otras ocasiones, la música que se ha utilizado estaba compuesta por artistas conocidos y admirados por el público. Coque Malla (Los Ronaldos) nos traía en 2010 el ya famosísimo “No puedo vivir sin ti”. Ikea no dejo escapar la oportunidad, y utilizó el tema para su campaña “Donde cabe uno caben dos”.

– Las versiones cover

Son imitaciones de un tema musical más o menos parecidas al original. Se pagan los derechos de autor, pero no los fonográficos. Son bastante demandadas, pues los resultados suelen ser muy satisfactorios, ya que los productores musicales aportan una calidad extrema y económicamente, por lo tanto, son más rentables.

Yves Saint Laurent utiliza desde 2016 para su perfume MON PARIS una versión del tema “Love is Blindness”, del ya mítico album “Achtubg Baby” de la banda irlandesa U2.

Chanel nº 5 también se apuntó al uso de covers con este film publicitario que tiene como BSO una versión del tema “The one that I want” del musical Grease. Eso unido a la protagonista (Gisele Bündchen), éxito asegurado.

Música de archivo

Son músicas originales, producidas, grabadas, catalogadas y clasificadas que se encuentran al servicio de la producción audiovisual y para utilización exclusiva del profesional. Se utilizan, por lo general, como música de fondo en una comunicación publicitaria, ya que se puede contar con una infinidad de ambientes musicales.

Y a ti, la música en publicidad ¿te resulta pegadiza? ¿Conecta contigo? Si es así, alguien está haciendo bien su trabajo.

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies