La tasa de rebote es un indicador de Google Analytics que permite conocer el interés del usuario en visitar más contenido de una web tras aterrizar en una de sus páginas o entradas.

  • Primer ejemplo: un visitante accede a la landing page (página de aterrizaje) de un dominio. Lee su contenido, no accede a ninguno de los enlaces internos y cierra ese pestaña del navegador. Se ha producido un rebote.
  • Segundo ejemplo: un visitante accede a una primera entrada del blog y, después, cliquea en un enlace interno. Tras leer, o no, la segunda entrada, cierra la pestaña. No se ha producido un rebote.

 

 

¿Para qué sirve la tasa de rebote?

El objeto del cálculo de la tasa de rebote es conocer el porcentaje de la totalidad de sesiones de un sitio web en las que los usuarios solo visitan una página y salen del dominio. Esto quiere decir que una tasa de rebote menor suele indicar un mayor engagement de nuestros contenidos.

 

 

¿Cuál es la tasa de rebote ideal?

Cada sitio web tiene un objetivo distinto, por lo que no es posible estandarizar una cifra ideal; más allá de que una disminución de la tasa de rebote siempre sea positiva. Para entenderlo mejor, te exponemos varios ejemplos de webs con distintas finalidades.

 

Ejemplo 1. El blog de una web con tienda electrónica

Cualquier tienda online busca la conversión en ventas o, como mínimo, una suscripción a la newsletter para conseguir fidelizar a clientes potenciales. Si una entrada enlaza a los productos o servicios que tengan a la venta, pero el usuario no hace click en él, el objetivo no se habrá cumplido.

En estos sitios web es muy importante la visibilidad en Google para atraer público orgánico. Al fin y al cabo, los porcentajes de rebote se calculan sobre una totalidad de sesiones y, a más sesiones, más posibilidad de ventas.

Las tiendas online son las que más deben luchar por disminuir la tasa de rebote, con el añadido de que esa disminución provenga de un mayor índice de conversión en ventas. Después de todo, cualquier ecommerce crea su estrategia para que todo su contenido lleve de alguna u otra forma a cualquier producto o servicio ofrecido.

 

Ejemplo 2. Una web sin tienda online

Un blog sin intención de monetizar es un buen ejemplo. Imagina que creas un artículo que se llama “Los 10 mejores blogs de xxxxxxxxx”. Los visitantes entran, les resulta muy útil el contenido y abandonan la web para acudir a las páginas externas que les has recomendado.

Sí, lo expuesto en el párrafo anterior sería un rebote en toda regla. Sin embargo no es nocivo siempre que el artículo te proporcione más visitas que la media. No todo es la tasa de rebote; la calidad del contenido y la reputación también importan.

Suele comentarse entre los profesionales del marketing online que un porcentaje de rebote superior al 90% es un indicativo de que algo no funciona como debería. Por debajo de esa cifra dependerá de la estrategia que persiga cada web. Una cifra por debajo de 80% suele significar un trabajo bien hecho en cuanto a retención de usuarios.

 

Ejemplo 3. Una plataforma de formación online

Queremos mostrarte un caso que puede dar lugar a confusión. Cualquier web que disponga de una plataforma de formación con alumnos tendrá un porcentaje de rebote muy bajo porque tiene un público que viaja por el dominio por motivos distintos que en otras páginas. Del mismo modo, páginas específicas de foros suelen tener porcentajes de rebote muy bajos por su propia naturaleza, que es buscar información una vez dentro del dominio.

 

 

Cifra ideal de porcentaje de rebote

  • Una cifra por encima del 90% casi nunca será positiva.
  • Una cifra por debajo del 80% suele ser muy positiva para webs no comerciales.
  • En una tienda online, la tasa de rebote no es más importante que el índice de conversión en ventas.
  • En plataformas de formación, foros, webs recopilatorias o listas, buscadores, comparadores y webs de consultas, las tasas siempre serán bajas por la naturaleza del servicio de la web.

 

 

¿Cómo puedo mejorar la experiencia de usuario?

Fundamentalmente trabajando en estrategia de contenidos y diseño de la web:

  • Mediante contenidos. Un contenido útil y de calidad reportará confianza al usuario y una buena estrategia de enlaces internos será lo que determine que el lector continúe indagando en nuestras páginas.
  • Funcionalidad de la web. Factores como la velocidad de carga pueden ser determinantes para que un usuario provoque un rebote no previsto. De hecho,  el propio Google ha incrementado la importancia de la velocidad de carga en las últimas actualizaciones de algoritmos. Bajar de dos segundos es lo ideal y siempre evitar que supere los tres.
  • Lectura amigable. Cuidar aspectos como la tipografía y el diseño resulta de gran importancia para retener al público.  Por ejemplo, está demostrado que los fondos blancos son los que mejor funcionan en la red.
  • Buen diseño responsivo. Cada vez hay más usuarios que acceden a contenidos webs desde sus dispositivos móviles. Un buen diseño responsivo hará que los rebotes en disminuyan hasta llegar a las cifras de usuarios de PCs.

 

Ahora tienes más claro qué es la tasa de rebote y para qué sirve. Google Analytics es una herramienta imprescindible para conocer la efectividad de tu estrategia web. Consigue retener a tu público con un buen contenido, un diseño amigable y una buena estrategia de enlaces internos que lleve a estas visitas a los lugares claves de tu web (venta, suscripción, registro…)

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies