Como sabemos, la creatividad es la base esencial y necesaria de toda buena campaña publicitaria que pretenda ser original, notoria y eficaz.  Pero, ¿qué entendemos por creatividad? Y la gran incógnita, ¿está al alcance de todos?

Como su propio nombre indica, creatividad se define como la capacidad de crear, capacidad que tiene el cerebro para llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas de forma original. Pero, debemos de tener siempre presente que, como todo proyecto, la actividad creativa debe ser intencionada y apuntar a un objetivo, “la voluntad de modificar el mundo”. Y, como tal, exige esfuerzo y trabajo.

Sin embargo, ¿podemos ser todos creativos?

Anagrama Comunicación os desvela este gran secreto y los pasos a seguir para encaminarnos hacia este gran generador de ideas: la creatividad.

Para ello, debemos de confiar en nosotros mismos, agudizar y afinar nuestra percepción, nuestra capacidad intuitiva, imaginación, entusiasmo y curiosidad intelectual. En otras palabras, podemos decir que el motor de la creatividad se compone de:

> Felicidad: como diría Kant, la felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación. Si estamos felices con nosotros mismos y nuestro entorno, seremos potencialmente más imaginativos porque estaremos más receptivos y abiertos a adaptarnos a nuevos contextos y a asimilar mejor nuevos conceptos.

> Motivación: porque supone el grado máximo de implicación con el tema o problema a abordar, lo que conlleva mayor facilidad para encontrar la solución más óptima y adecuada de todas, puesto que la búsqueda es más exhaustiva.

> Inteligencia Emocional: los problemas los tienen las personas y son personas las que los resuelven. La inteligencia emocional es vital en la felicidad y, por tanto, en la creatividad de las personas. Esta habilidad nos permite percibir, comprender y regular nuestras emociones y las emociones de los demás. El hecho de ponernos “en la piel del otro”, es decir, ser empáticos, nos permite conocer nuevas perspectivas, abordar los problemas de manera diferente y descubrir nuevos esquemas mentales que poder asociar a nuevos conceptos.

> Humor, entendido como señal de inteligencia. Es el que nos permite dar “una vuelta de hoja” a todo aquello que adoptamos como “normal”, todo aquello que aceptamos culturalmente como políticamente correcto. Por eso, nos provoca la risa, siempre y cuando sea una asociación de ideas inteligente, original e inesperada.

Así pues, una persona creativa debe rechazar aquellas alternativas obvias y aventurarse sin miedo a extralimitarse en su propio conocimiento y habilidades, hasta encontrar algo que funcione mejor o sea más eficaz.

En definitiva, la creatividad debe ser nuestro mejor aliado a la hora de desarrollar cualquier proyecto profesional, sobre todo ahora, con los tiempos que corren, porque sólo así podremos hacernos un hueco distinguido en este mundo globalizado y competitivo.

Fuente: http://www.psicologia-positiva.com/creatividad.html

Si te gustó, no dejes de leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies